Noticias

NOTICIAS DIOCESANAS AGENCIAS Y PRENSA CULTURA Y ESPECTÁCULOS


Siurana celebra con devoción y agradecimiento su Jubileo



enviar a un amigo



Como cada año, el día 9 de mayo, el pueblo de Siurana ha celebrado el Jubileo en el que se venera a Santa María de Siurana, también llamada popularmente Virgen del Agua. Antiguamente era venerada por muchos fieles de los pueblos del Priorat y de las montañas de Prades que en tiempos de sequía acudían a ella en romerías de oración para pedir que la lluvia hiciera fecundar sus campos.

Fieles a esta cita anual los pueblos del Priorat se han hecho presentes para celebrar el Jubileo después del susto provocado por la caída de un rayo el pasado domingo 29 de abril que provocó numerosos desperfectos en el pueblo, sobre todo en la Iglesia de Santa María. «En primer lugar tenemos que dar gracias a la Virgen para que pesar de los destrozos que ocasionó no hirió a nadie», dijo el Sr. Arzobispo, en la homilía. Mons. Jaume Pujol también destacó los momentos más significativos de la vida de María como ejemplo a seguir por los creyentes. «Si buscamos a María encontraremos necesariamente a Jesús y aprenderemos siempre con mayor profundidad lo que hay en el corazón de Dios. [...] No desaproveches este amor dulce y tierno que Él os tiene », dijo.

La celebración de la eucaristía en la iglesia de Santa María de Siurana, presidida por el Sr. Arzobispo, fue concelebrada por Mn. Miquel Castillejo, rector dela Parroquia; Mn. Josep Maria Alegret, arcipreste del Priorat y Mn. Antonio Rosario, rector de las parroquias de Gratallops, Poboleda y La Vilella Alta. Entre las autoridades civiles asistieron el director del Serveis Territorials de Cultura de la Generalitat de Catalunya, Sr. Jordi Agràs i el alcalde de Cornudella de Montsant, Sr. Salvador Salvadó, entre otros.

Después de comer, el rezo del rosario en la iglesia de Santa María de Siurana inició el acto de la tarde con la procesión con el Santísimo Sacramento desde la iglesia hasta arriba el castillo, desde donde el Sr. Arzobispo impartió la tradicional bendición de los términos. El Jubileo se cerró con la reserva del Santísimo en la misma iglesia.

Fotografías: Xavier Castillejo