Noticias

NOTICIAS DIOCESANAS AGENCIAS Y PRENSA CULTURA Y ESPECTÁCULOS


Suel Haddad, cristiano maronita: «Hablar de Siria es hablar de infierno e injusticia»



enviar a un amigo



La Biblioteca del Seminario junto con la cátedra UNESCO para el diálogo en el Mediterráneo de la Universidad Rovira y Virgili, con la colaboración del Instituto Europeo del Mediterráneo y el Centro Tarraconense El Seminario, han impulsado el ciclo «Cristianos perseguidos en Oriente Medio: doblemente vulnerables ». Un ciclo que, este año, cuenta con una mesa redonda, la inauguración de la exposición titulada «Shuhud» (Testigos), de la autora Carole Alfarah que se podrá visitar hasta el 14 de abril en el Centro Tarraconense, y el estreno del documental Guardianes de la fe.

La mesa redonda, moderada por Mn. Norbert Miracle, rector del Seminario Mayor Interdiocesano, contó con los testimonios de la joven siria Mireille Alfarah y el cristiano maronita Suel Haddad Aro. El acto contó con la asistencia del Sr. Arzobispo, Mons. Jaume Pujol; el director de la Biblioteca del Seminario Pontificio, Dr. Albert Viciano; el director de la Cátedra UNESCO de la URV, Sr. Enric Olivé; el delegado del rector para las relaciones institucionales de la URV, Sr. Antoni González; y el presidente ejecutivo del Instituto Europeo del Mediterráneo, Sr. Senén Florensa.

Nacida en Damasco (Siria), Mireille Alfarah, católica greco-melquita, ha dejado su casa debido a la guerra. A pesar de todo le gusta explicar que su apellido «Alfarah» significa «alegría». Recuerda que antes del conflicto no tenían problemas para practicar o declarar su fe en un país multiconfesional como es Siria y que ella estudiaba en un colegio mixto donde en la misma clase había musulmanes, cristianos y judíos. «Todos convivíamos sin problemas», explicó. A través de fotografías mostró el cambio que ha experimentado su país en los últimos años debido a la guerra explicando testigos de amigos o conocidos que han perdido la vida por ser cristianos. «Incluso hay chicos que han sido crucificados», expresó.

Por su parte Suel Haddad, hablando un perfecto catalán, puso de relieve que Siria no es ninguna minoría débil sino que es un país de donde han salido personalidades destacadas y, hasta el momento de estallar la guerra, era uno de los dos países del mundo sin deuda. Suel definió «de infierno» la situación que está viviendo en su país y culpó que el origen de todo se esconde en los intereses económicos de los países. «Esto no puede durar más", manifestó.